Construyendo ideas, tejiendo solidaridad

La FAS rechaza la intención del Gobierno de Aragón de reducir la partida de cooperación en un 25%

0

LA FAS rechaza el recorte del 25,86% de los fondos para proyectos y programas de cooperación en el proyecto de Ley de Presupuestos para 2022 presentado por el Gobierno de Aragón. Y pide a los grupos parlamentarios que no permitan este recorte. Que cumplan y exijan el cumplimiento de los Pactos firmados. Que no renuncien a la ambición de ser parte activa en la construcción de un mundo más equitativo y sostenible.

Una propuesta de presupuestos menos solidaria con los más pobres del mundo.
El lunes 15 de noviembre, en las Cortes de Aragón, en la presentación del proyecto de Ley de presupuestos de Aragón para 2022 el Consejero Pérez Anadón anunciaba que estos presupuestos tienen dos objetivos: crecer y redistribuir con el objetivo de reducir las desigualdades sociales. Y los definía como unos presupuestos dedicados, entre otras, a la solidaridad y al pacto.
Redistribución de la riqueza y solidaridad… pero menos con las personas y comunidades vulnerables de los países empobrecidos.
El presupuesto consignado en el borrador de presupuestos para cooperación al desarrollo se reduce un 25,86% respecto al presupuesto aprobado en el año 2021.
De los 6.204.698 € aprobados en 2021 para proyectos y programas de cooperación para el desarrollo, el cuatripartito ha disminuido en 1.600.000 € la partida y proponen destinar 4.600.090,60 € a este fin.
Supone destinar a los países más desfavorecidos apenas el 0,062% del presupuesto consolidado. El porcentaje más bajo desde el año 2018, año en que se firmó el primer Pacto aragonés por la cooperación al desarrollo.


Una propuesta de presupuestos que incumple el Pacto aragonés por la cooperación al desarrollo.
Los cuatro partidos del actual gobierno de Aragón estaban entre las fuerzas firmantes de un Pacto que pretendía establecer una hoja de ruta para la cooperación aragonesa. Una senda de recuperación tras los recortes de la anterior crisis económica. Un pacto de mínimos, que no buscaba el objetivo del 0,7%, sino recuperar el nivel de compromiso del año 2010: alcanzar en 2023 el 0,20% se consideró una meta realista y posible. Un Pacto que va camino de convertirse en papel mojado.
El pacto contiene ocho medidas, que avanzan a ritmos desiguales. La primera medida hace referencia al presupuesto, marcando como objetivo alcanzar el 0,20% del presupuesto al finalizar la actual legislatura, en 2023. El recorte propuesto en el borrador de presupuestos de 2022 no hace sino ahondar la brecha entre lo presupuestado y lo acordado en el Pacto, hasta hacer inviable su cumplimiento en 2023.

En el siguiente cuadro muestra el incumplimiento de lo pactado:

Una propuesta de presupuestos que retrocede en la solución a los problemas globales.
Los problemas globales requieren soluciones globales. Hay consenso en que el hambre, el cambio climático o la pandemia de la COVID-19 no revertirán si no hay avances en todos los países del mundo.
Este proyecto de Ley de presupuestos asocia el gasto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, parecen olvidar un aspecto importante en el espíritu de la Agenda 2030: su carácter universal e indivisible. Incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles requiere tener en cuenta el impacto global de las políticas locales, y demanda el cumplimiento de los compromisos con la ayuda oficial para el desarrollo.
El borrador de presupuestos de 2022 destina una parte del presupuesto al fondo COVAX para un acceso equitativo mundial a las vacunas contra la COVID-19, En concreto destina una partida de 150.000 €
Una decisión que alinea al Gobierno de Aragón con las peticiones de Naciones Unidas. Pero que va acompañada de una reducción global de la partida de cooperación al desarrollo. Unos fondos que en los dos últimos años se han destinado también a parar la transmisión de la pandemia (fortaleciendo los sistemas de salud o previniendo de la transmisión de la COVID) y a a paliar las consecuencias económicas de ésta que no han hecho sino agravar la situación de la pobreza de las comunidades más vulnerables.
Un recorte que disminuirá el esfuerzo aragonés a dar respuesta a algunos de los efectos que la pandemia está teniendo en los países más pobres.
Algunos de esos efectos sobre los que está alertando el sistema de Naciones Unidas:

  • El último «Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo» de la FAO, el PMA y UNICEF, ha confirmado que la pandemia de coronavirus ha hecho aumentar en 118 millones el número de personas que pasan hambre en el mundo. Según este informe, el número de personas subalimentadas ronda ya los 811 millones. África es el continente más afectado, donde una de cada cinco personas (el 21% de la población) se enfrenta al hambre.
  • La OMS denunció en octubre de 2021 que las muertes por tuberculosis aumentan por primera vez en más de una década por la interrupción de los servicios sanitarios esenciales debido a la pandemia.
  • Se estima entre 117 millones y 168 millones de personas cayó en la pobreza durante la pandemia. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un Informe publicado el 1 de julio de 2021, muestra que en los países más acaudalados el gasto en ayuda social mitigó la pobreza generada por la pandemia. Pero que la brecha entre los países ricos y los pobres aumentó.

Por un Aragón activo en la construcción de un mundo más equitativo y sostenible.
Poco margen queda en la tramitación parlamentaria para revertir este recorte, una vez presentado el proyecto de Ley de presupuestos. Pese a ello, pedimos a los grupos parlamentarios que no permitan este recorte. Que cumplan y exijan el cumplimiento de los Pactos firmados. Que no renuncien a la ambición de ser parte activa en la construcción de un mundo más equitativo y sostenible.

Share.

Leave A Reply