Construyendo ideas, tejiendo solidaridad

Crónica del segundo premio FAS a la trayectoria solidaria por Ana Mancho

1

Fue un acto emotivo, el 23 de octubre quedará en la memoria de todos los que participamos en la celebración del 25 cumpleaños de la Federación Aragonesa de la Solidaridad por la talla humana de las personas homenajeadas. Como señala su presidenta, Ceren Gergeroglu:

Nos gusta la gente que posee sentido de la justicia.

La gente que lucha contra adversidades.

Nos gusta la gente que busca soluciones.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida”.

Y por esa talla humana, Julio Martínez Lanzán, jefe de la oficina municipal de cooperación al desarrollo durante quince años recibió el Premio a la Trayectoria Social de 2019. Un candidato propuesto por María Rubio de la ONG Huauquipura, debido al enorme consenso entre todas las ONG:

Una persona a la que apreciamos profesional y personalmente. Él modestamente, se resiste, e insiste en que solamente ha hecho su trabajo y que ha sido una labor de equipo, pero todos sabemos que su implicación personal ha ido mucho más allá de lo habitual. Él ha sido un ejemplo de lo que debería ser la Administración Pública en el siglo XXI: solidaria, transparente, empática, cercana, profesional, innovadora, comprometida, proactiva, motor de cambios y con una buena disposición para la escucha … Y esto no siempre es fácil de encontrar. En el tiempo en que ha estado al frente de la Oficina de Cooperación le ha dado un considerable impulso, colocándola en uno de los niveles más relevantes de todo el país.

Julio se jubila este año y sabemos que ha pasado momentos bonitos, y algunos más difíciles… En fin, que todas y todos conocemos a Julio y sabemos que, sin él, nuestro trabajo sería aún más complicado. Hoy queremos valorar el suyo. Y este premio, es una manera de agradecer todo este esfuerzo”.

José Luis Batalla, el primer premiado, le entregó su galardón. Con una gran humildad José Luis recordó que todavía no sabe por qué lo recibió un año antes, y con gran emoción le entregó su lámpara solidaria con la que ha iluminado el trabajo de tanta gente durante estos 15 años.

Julio tuvo una sorpresa, su hijo Javier y su banda musical Pardiez, le dedicó dos canciones por toda su trayectoria, pensando que, sin duda, este 23 quizá sea uno de los “mejores días de su vida”.

Con este premio celebramos nuestros primeros 25 años de vida, en los que las 46 ONGD que la formamos hemos llegado hasta más de 727.000 personas de 40 puntos del planeta. Durante estos años nos han acompañado 14.200 voluntarios, 119.000 socios, y 22.300 donantes y padrinos.

Muchos de ellos quisieron compartir este día con nosotros en el centro Joaquín Roncal. También personas de las instituciones con las que colaboramos diariamente, como la directora general de Cooperación al Desarrollo e Inmigración del Gobierno de Aragón, Natalia Salvo Casaús; la jefa de Sección de Bienestar Social de la Diputación Provincial de Zaragoza, Yolanda Morales Pasamar; así como la jefa de Servicios Sociales Especiales del Ayuntamiento de Zaragoza, Yolanda Mañas Ballestín.

Porque de la mano de las administraciones públicas hemos ido construyendo este paraguas de la solidaridad. Participamos en la elaboración de la ley de cooperación, o en la que regula las subvenciones, en la de transparencia, o en la del voluntariado, las piezas clave que permiten legislativamente que la cooperación sea una realidad. Una realidad a la que damos aliento desde diferentes sectores.

Actuamos en emergencias, apoyando las zonas que han sufrido desastres naturales como Haiti que quedó devastado por el terremoto en 2010. También ayudamos a los que son víctimas directas de conflictos armados, como las personas sirias que están refugiadas en el Líbano.

Pero no solo atendemos las urgencias, también queremos cambiar conciencias, la única manera de ser eficaces a largo plazo, ya que no basta con dar el pescado, sino que hay que ayudar a pescarlo. Por eso impulsamos proyectos educativos y en este sentido hemos hecho vínculos de colaboración con 500 centros de educación primaria, conscientes de que este aliento de la cooperación hay que inculcarlo desde pequeños. También en 2008 creamos la Cátedra de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Zaragoza y hacemos campañas de sensibilización y movilización social, como Feeding Zaragoza, en el que se dio de comer a 5.000 personas con alimentos desechados en la Plaza del Pilar de Zaragoza.

Somos también un referente en comercio justo porque para nosotros las personas son lo primero, no la economía. Y aquí en este centro Joaquín Roncal está Suralia, un punto de encuentro donde todos podemos encontrar café, cereales o chocolate producidos por personas que están en el centro del sistema.

También ayudamos a las personas que se ven obligadas a emigrar en busca de un futuro más seguro…y hemos abierto nuevas líneas de trabajo con Africagua. 

Es solo un botón de muestra de un trabajo mucho más amplio hecho por:

compañeras, compañeros que nos cuidamos, nos curamos…; por soñadoras y soñadores de una realidad que creemos que podemos construir entre todas y todos” (Ceren Gergeroglu).

Entre bambalinas Javier Parcero, Estrelicia Izquierdo, Enrique Cabezudo, Luna Serreta, todo el equipo del centro Joaquín Roncal… y yo misma que conduje el acto con toda la ilusión y orgullo de contribuir con un pequeño granito de arena a esta red de la solidaridad aragonesa.

¡Por muchos años más!


Ana Mancho

Ana Mancho maestra de ceremonias.
Ceren Gergeroglu, presidenta de la FAS.
Jurado del II Premio FAS.
María Rubio de la ONGD Huauquipura.
José Luis Batalla felicita al premiado.
Comparte.

1 comentario

  1. Pingback: Segundo premio FAS - Proyecto Bonhomia

Deja un comentario