Construyendo ideas, tejiendo solidaridad

Ante el recorte en cooperación del Gobierno de Aragón, la FAS recuerda que la solidaridad internacional es imprescindible para parar esta pandemia

0

“De la crisis se sale cooperando” Así comienza la declaración institucional firmada el pasado 26 de mayo por las direcciones generales y agencias de cooperación de las 17 comunidades autónomas y de los 9 fondos de cooperación municipalistas.

Si la pandemia del COVID-19 está demostrando algo es la estrecha interrelación de lo que ocurre en todo el mundo. Ningún país permanece aislado, la interdependencia y la rápida fluidez entre áreas y continentes es un hecho.

Una pandemia global que también ha demostrado la necesidad de solidaridad y colaboración para atajarla, a todos los niveles. Colaboración científica para hallar una cura a la enfermedad, colaboración entre los diferentes niveles de la administración para aportar fondos y recursos contra la pandemia y sus efectos, solidaridad entre los países europeos para apoyar a los que han sido más afectados por el COVID-19, y solidaridad internacional para hacer frente a la pandemia en los países más empobrecidos.

Pero en Aragón parece que de la pandemia saldremos cooperando… pero menos de lo previsto, a la baja.

La reorganización del presupuesto del Gobierno de Aragón para hacer frente a la COVID-19, va a recortar en 1 millón de euros el dinero destinado a la cooperación internacional al desarrollo respecto a la partida aprobada en la Ley de Presupuestos 2020 por las Cortes de Aragón.

Con esta decisión el Gobierno de Aragón olvida que la cooperación al desarrollo es la política social destinada a superar las profundas desigualdades que afectan a las personas más vulnerables del mundo, y la que, en palabras del Secretario General de Naciones Unidas “es una parte crucial para ganar esta batalla”. Según Guterres, «cualquier cosa que no sea este compromiso [de solidaridad internacional]conduciría a una pandemia de proporciones apocalípticas que nos afectaría a todos».

Hemos recibido el anuncio del recorte presupuestario ordenado por Hacienda, la misma semana en que en las Cortes de Aragón se aprueba el Plan Director de la Cooperación al Desarrollo 2020-2023. En la presentación del Plan Director de la Cooperación al Desarrollo 2020-2023 en las Cortes de Aragón el pasado 3 de junio, la Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón expresaba que «La cooperación es una herramienta que, si tiene sentido siempre, hoy más que nunca» .

El millón de euros recortado puede no significar mucho en comparación con los 400 millones de euros que Aragón prevé recibir del Gobierno de España. Pero sí en las comunidades en las que trabaja la cooperación aragonesa, en las que las estructuras sanitarias son endebles, cuando no inexistentes; en las que la economía de subsistencia impide el confinamiento de la población; en las que incluso puede no haber ni infraestructura ni medios económicos que garanticen el lavado de manos continuo; y todo ello sumado a otras problemáticas igual de lesivas para la vida, otras crisis humanitarias, otras enfermedades mortales previas a la de la pandemia, que también siguen requiriendo el apoyo de la solidaridad internacional. En estos casos, el millón de euros recortado, adquiere una relevancia fundamental.

Desde la Federación Aragonesa no perdemos la esperanza de que el Gobierno de Aragón de un paso adelante y ejecute íntegra la partida aprobada en Cortes de Aragón para esta necesaria e imprescindible solidaridad internacional. De que demuestre con hechos que “de la crisis se sale cooperando”

Comparte.

Deja un comentario